El cerebro sólo puede utilizar glucosa como energía

El cerebro sólo puede utilizar glucosa como energía
4.2 (84%) 5 votos

El cerebro sólo puede utilizar glucosa como energíaExiste un mito muy extendido afirmando que el cerebro sólo puede utilizar glucosa como energía, seguro que alguna vez hemos escuchado “hay darle azúcar al niño porque está estudiando”, algo erroneo que sólo fomenta la obesidad infantil.

Un posible motivo del nacimiento de este mito es que existen células en nuestro cuerpo que no tienen mitocondrias, las “centrales energéticas” de las células, como por ejemplo glóbulos rojos y algunas células del cerebro de pequeño tamaño no tienen espacio para tener mitocondria. Estas células necesitan glucosa y no pueden metabolizar grasa.

Nuestro cerebro representa un 2% de nuestro peso pero supone el 20% del gasto energético. ¿Cómo puede ser que el órgano que más consume de nuestro cuerpo utilice una energía con cantidades limitadas de energía como es la glucosa y se olvide de las enormes reservas de grasa?  Si fuera así nos habríamos extinguido hace mucho.

Nuestro hígado puede metabolizar la grasa creando cuerpos cetónicos (beta-hidroxibutirato) que nuestro cerebro utiliza como energía, hasta el 70% de sus requerimientos totales. Se está demostrando que los cuerpos cetónicos es la energía favorita del cerebro, incluso existen estudios de los beneficios de niveles bajos de glucosa para trastornos neurológicos como epilepsia, Alzheimer o Parkinson.

La glucosa que necesita el cerebro para las células que no tienen mitocondrias puede conseguirla a través de un proceso llamado gluconeogénesis, por el cual el hígado genera glucosa a partir de proteína.

Durante largos periodos de nuestra existencia hemos pasado periodos con poca disponibilidad de carbohidratos y nuestro cuerpo se ha adaptado a ello, lo comprobamos por ejemplo porque la metabolización de grasas produce ciertas cantidades de glicerol, que el hígado puede convertir en glucosa si es necesario.estro cuerpo esté perfectamente preparado para producir la glucosa que requiere.

En conclusión, es cierto que el cerebro necesita glucosa pero ni es su energía favorita ni es necesario obtenerla a través de la comida.

Bibliografía:

Fitnessrevolucionario.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *